A veces las redes sociales sirven para algo

Como el resto del planeta, Israel se amolda a la nueva realidad marcada por los poderosos instrumentos sociales impuestos por Internet. Lo que ya no es normal es que su Ejército-columna básica del país- se vea obligado a cancelar una operación en Cisjordania por culpa de una entrada en la famosa red de Facebook.
A causa del chivatazo de los servicios secretos (Shin Beit), una unidad del Ejército israelí se preparaba para realizar una redada en la aldea palestina de Qatanah, en los aledaños de Ramala.
Una incursión militar nocturna justificada por Israel como parte de su lucha para evitar atentados y condenada por los palestinos que lo definen como “violación de los pactos de Oslo”. Los organismos de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) colaboran con sus homólogos israelíes mas critican que en ocasiones realicen redadas nocturnas en Cisjordania.Facebook-logo-PSD
La ANP no contaba con un inopinado aliado: Facebokk. Un miembro de la unidad elegida para realizar la misión en Qatanah decidió que en su página personal seria interesante revelar todos y cada uno de los detalles de la incursión. El joven soldado especificó el dia y lugar de la operación añadiendo que que al día después estaría en casa. La versión moderna de la mítica conversación de la guerra del humorista Gila en la que se avisa al oponente.
Sus compañeros de la unidad que entraron en Facebook- a través del PC o bien móvil- alucinaron frente a la nueva entrada y informaron a los jefes. Fue cuando el oficial Nitzan Alon decidió anular la redada en tanto que la filtración en una red tan popular y abierta ponía “en riesgo la vida de los soldados a lo largo de la operación”. Además, ha expulsado de la unidad al soldado charlatán que pasará una temporadita en el calabozo por cometer “una grave falta de disciplina”.
Aunque este caso sea extremo-incluir una incursión militar teoricamente segrega en la categoría de Acontecimientos-los oficiales israelíes llevan meses informando frente a la amenaza que puede suponer la exposición de “información reservada” en redes como Facebook y Twitter. Saben que es materialmente imposible vigilar cada entrada y actualización en Internet de los miles y miles de chicos y chicas durante su servicio militar. La política adoptada es concienciarles sobre los peligros que conlleva compartir con el planeta virtual informaciones de la unidad, ya sea su descripción, ubicación o simplemente la actividad diaria.
A raíz de este inusual episodio, no se descarta un incremento de las entradas de Facebook en Cisjordania.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *